Un toque de luz

El reloj de cuerda, toca su infatigable soneto en clave de tic tac, marcando cadencioso el compás del transcurrir del tiempo.

Hoy alguien llegó, otros se fueron y la lista continua en permanente cambio, para asistir a este salón de baile llamado mundo, en el que parece imposible no salir pisoteado y a la vez divertirse, mientras la vida acompane nuestros cuerpos, que suman uno, conformando un grupo que permanece en movimiento continuo.

El ambiente festivo, se empaña por lapsos inadvertidos para el colectivo frenesí, en los que la alegría queda en suspenso, la celebración individual se interrumpe y la tristeza reina.

Desde ese rincón obscuro que hoy comparto, quiero repetirte y recordarme a la vez, que en otros momentos similares, siempre ha aparecido al menos un pequeño toque de luz, que acuna la esperanza, en donde nace una ilusión que nos recuerda que pronto, estaremos mejor.

Anuncios

Acerca de Gustavo Adolfo Monroy

Un aprendiz de escritor que confía en su pasión, para lograr la meta principal, que es transmitir su mensaje.
Esta entrada fue publicada en personal y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s